Tomasito en Granada

En el Boogaclub, Bendito. Y Tomasito.

Una mezcla impredecible, un directo rotundo: BENDITO sea haberlos conocido. De Málaga directos a la gloria, o a Graná. Rock, rumba, reggae… ciertamente este grupo lo absorbe todo.

Y entró Tomasito: no digo nada nuevo si el compás, si el ritmo, ni siquiera puedo decir que entienda lo que hace Tomás Moreno Romero, Tomasito, pero engancha. Engancha como los músicos que lleva. Ellos son el soporte vital que el maestro del arte consigue a su lado. Fundamentales.

Tomasito es puro ritmo. Aclaremos términos: Tomasito es fuego, las llamas lo engrandecen. Son buenas piras, conociendo lo que la Inquisición exige.

‘Ciudadano gitano’. Ahí es nada: recoge lo mejor. Y como dice en directo: hay temas que son de los noventa, “no los podéis encontrar en internet… todavía”.

Se mueve, quiere escaparse mientras canta, es un hombre con reptiles en las entrañas… es un arte, indefinible a veces, en movimiento. El sonido de los zapatos, las palmas, el bajo, las guitarras, los golpes de la batera… y cómo marca la batera dónde están los ciclos, las palmas, los silencios, y cómo nos ha movido él a todos y todas… Tomasito…

Repaso de coplas, repaso de éxitos noventeros que no lo fueron hasta ahora que parecen más que dignos: ‘África’, por ejemplo. O ‘Bandolero’. Pero vamos a lo que vamos: el homenaje, como él dice que le gustó a Rosendo con ‘Agradecido’, eh, no tiene precio; o su ‘Back in black’ de AC/DC.

Aquí ha entrado con ‘Al abandono’, nos puso más de pie de lo que estábamos. Y redondeaba las coplas con el grupo como quería: ‘Oh mare’, ‘Quema quema’, ‘Soy un limón’ o ‘La cacerola’. Con los primeros compases de ‘Camino del hoyo’ parece que los dioses nos dijeran: “sí, esperpentos: resucitad y moveos, carajo”.

Tomás Moreno es virtud y economía del lenguaje artístico: en el escenario -el que le pongan, lo hemos visto más de una vez- sabe moverse y lo fundamental: sabe mover a los granaínos como a los malagueños y presumo, a los y a las de más allá.

Es una alegría.Rebosa felicidad, la transmite: y eso es muy importante. Se lo pasa en grande y hace que quienes lo escuchen vivan agradablemente la comodidad. Sus músicos son una maravilla para los oídos y qué más. Suena a que cobro pero coño,  si quiere alguien pasarlo bien y Tomasito pasa por su ciudad: de verdad, no lo duden.

Hay cosas que pasan una o dos veces en la vida.

No digo que Tomasito sea una de ellas.

Pero ahí lo dejo.

Por si acaso.

 

Tomasito en Granada