Expedientes X en la literatura española actual

De elpoetadelaesquina.wordpress.com

Hubo un tiempo me cuentan, en que la literatura no entendía de grupos, filias, fobias y derivados del egocentrismo que practican quienes escriben, hubo un tiempo.

Hubo un tiempo en que los poetas, novelistas y cuentistas, compartían con fruición preocupada sus obras. Pedían consejo y hablaban en cafés infinitos, cervecerías de madrugadas inacabables, fomentando la lucha contra el frío por las calles granadinas del pasado.

Las distintas generaciones peleaban por conocerse, por agruparse, por discernir conjuntamente el futuro tan desconocido que algunos penumbraban ya para este país, alumbrando con escritos las sonrisas rotas de donde veníamos.

Este pequeño texto está dedicado a aquellos años. Es para aquellos escritores granadinos, o que recalaron en Granada, o que estaban por otras latitudes, enseñando a escuchar, a escribir, a mantener una compostura y una delicadeza ante la vida, el arte y la amistad.

La literatura es importante pero la franqueza es el primer paso para ser persona. Después quizá, llegará el ser escritor, bestsellerista, conferenciante y demás componendas extraliterarias en fiestas, premios, galardones, comentarios…

A Pablo del Águila, Javier Egea y todos los que se quedaron en el camino después de mostrarnos senderos escondidos tras la marabunta de la realidad. Internémonos en el bosque con sus versos como espada, en la oscuridad con sus metáforas como radiante luz que envilece las ocres miradas de los mediocres.

Algunos, seguiremos leyendo vuestros libros, hablando de vosotros y defendiendo la buena literatura que recibimos de sinceras manos generosas como las que teníais.

De http://www.datuopinion.com
Anuncios
Expedientes X en la literatura española actual

Noche canalla, de Javier Egea.

Supongo que porque el otro día, paseando por el Zaidín, mi amigo Antonio César Morón me descubrió la plaza que lleva el nombre del gran poeta granadino. Y obviamente, recordamos este poema. La foto última la tomo de rarodeblog, y es del primer libro de Egea, Serena luz del viento: sí, ése del que casi nunca nos habla nadie, un poemario magnífico, con poemas de molde clásico, y lleno de modernidad en los textos sobre la fotografía, la pintura… Poemas en los que un poeta todavía joven, sabe que domina el metro clásico y la moderna posición del compromiso. La primera foto la tomo de nuevatribuna.es .

 Noche canalla

Yo no sé si la quise pero andaba conmigo
me guiaba su risa por la ciudad tan gris.
Ella tenía en su boca colinas de Ketama
y el cielo de sus ojos me pintaba de añil.

Yo vi tantas estrellas como ella puso siempre
en aquel cielo raso como paño de tul.
Ella llevaba el pelo como la Janis Joplin
y los labios morados como el Parfait-Amour.

La he perdido en un bosque de jeringas brillantes
por donde nos decían que se llegaba al mar;
se fue sobre un caballo de hermosos ojos negros;
por más que yo me muera no la podré olvidar.

Bajo el cielo ceniza me conducen mis piernas,
esta noche no tengo ni esperanza ni amor.
Solo queda el calor de mi pobre navaja.
Hoy me he visto la cara de un retrato robot.

A pesar de sus ojos he salido a la calle,
a pesar de sus ojos me ha tocado vivir.
En un barrio de muertos me trajeron al mundo.
Esta noche canalla no respondo de mí.

Noche canalla, de Javier Egea.