Entrevista a Agustín Márquez: sobre su novela ‘La última vez que fue ayer’, en Candaya.

De conversación amable y carácter conciliador, las ideas muy claras sobre lo que se nos ha venido encima, Agustín Márquez es y noes, como él mismo dice en la entrevista, muchas cosas: escribidor, ingeniero de telecomunicaciones, creador junto a otras dos amistades literarias la Editorial La Navaja Suiza…

Cuando iba a salir esta novela, en Candaya tuvieron que “fabricar” más ejemplares antes de la primera presentación porque lo había vendido todo. Su novela ‘La última vez que fue ayer’ es literariamente de una potencia salvaje a ratos, divertida y tierna: el barrio manda y los personajes crecen, viven y aman en él, como buenamente pueden.

-Agustín, muchísimas gracias por aceptar esta especie de entrevista. ¿Te parece empezar contando quién eres y a qué te dedicas?

Ahora mismo soy y no soy muchas cosas, tal vez demasiadas. Soy ingeniero de telecomunicaciones, y a ello me dedico. Por otra parte, soy uno de los editores de La Navaja Suiza, un proyecto que comenzamos hace dos años y medio, en el que vamos publicando basado en nuestros gustos lectores, por eso publicamos tanto en castellano como traducciones. Y por último, de momento no me atrevo a decir que soy escritor, al menos por ahora, prefiero decir, como dice mi sobrino, que soy escribidor. Por supuesto, esto que digo ser no está en orden de importancia.

-Cuéntame cómo se da el paso a dedicarse a las letras, tener un blog, fundar una editorial, publicar una novela… ¿qué te queda por hacer?

Me quedan por hacer muchas cosas, casi todas. Esta es la suerte que tenemos, que podemos hacer innumerables cosas e interesantes. Pero por no salirme por la tangente, lo que ahora mismo me queda por hacer, o más bien, lo que quiero hacer es dar continuidad a mis proyectos de letras, tanto al de escritura como al de edición.

-Alberto Olmos en Zenda hace poco te ha realizado una entrevista en la que comenta la tardía publicación de tu primera novela, respecto a las edades y formación de otras figuras literarias: es importante leer, formarse, conocer… ¿no te da la sensación de que la prisa y la fama acompañan demasiado a la literatura última?

Lo de la fama… creo que es un error hacer algo, ya sea escribir u cualquier otra actividad, pensando en la fama. Sobre las prisas, estoy de acuerdo contigo, hoy en día no solo pasa con la literatura, ocurre con todo, tenemos prisa, aunque si preguntásemos a las personas que para qué tienen prisa posiblemente no sabrían que contestar. Y no me refiero a las prisas para coger al autobús. Vivimos en un momento en el que a la gente les parece que esperan demasiado tiempo para que se caliente una Nespresso, o que ver un anuncio de treinta segundos de Youtube es algo inaceptable, cuando antiguamente nos tragábamos sí o sí entre cinco y diez minutos de anuncios. Esto que puede parecer una tontería, creo que afecta, y bastante, a la paciencia. Estamos aprendiendo que todo ha de ser inmediato, y si no es inmediato no es bueno. Creo que hemos pasado del utilitarismo al inmediatismo, es decir, es bueno porque es inmediato.

-Te lo decía también porque hay diferentes técnicas, perspectivas… en tu novela: y eso es algo que es premeditado, no por obra del espíritu santo o la inspiración (tan de moda también).

Posiblemente los genios tengan esa inspiración, pero los que no lo somos tenemos que echarle a lo que hacemos pasión y perseverancia. No veo que haya otra forma de conseguir algo.

-En la presentación de Granada, Alejandro Pedregosa y tú matizasteis que a pesar de ser una novela de barrio, con sus toques sociales, no solo es una novela social.

No está escrita con la pretensión de una novela social, sin ser esto ni bueno ni malo. Ahora bien, como la acción ocurre en un espacio y un tiempo en el que los cambios sociales fueron importantes, los temas sociales atraviesan la novela.

-La novela adquiere tintes duros de vez en cuando. La vida es así y te acercas al realismo pero el tratamiento es diferente, ya que utilizas el humor, la distorsión… ¿se acerca uno mejor a la verdad mediante la ironía y la hipérbole?

He intentado acércame a la realidad tal y como la recuerdo. Es decir, en la vida no existe la tristeza o la alegría de forma continuada, hay momentos alegres que a veces se ven interrumpidos por momentos tristes, y viceversa. Eso es lo que he intentado plasmar en la novela, esos momentos que considero auténticos.

-El anonimato de los personajes es fundamental durante la historia: ¿puedes contarnos algo más sobre tu intención al no nombrar a quienes desfilan por ese barrio?

La intención está relacionada con la idea subterránea, que es la del progreso. Si algo nos ha traído el progreso es la cosificación de las personas y la personificación de las cosas. Por eso, las personas no tienen nombre (incluso Yessi al principio era Chica A, pero decidí ponerle un apodo para que no pudiese haber confusión entre Chico A y Chica A), y los únicos que tienen nombres son el perro y el pez.

-Me interesó mucho escucharte hablar sobre el progreso: los barrios cambian, las personas mutan pero el futuro ¿es como nos lo imaginábamos?

Sería hipócrita decir que el progreso no ha traído cosas positivas; sin embargo, tampoco creo que el progreso sea la panacea, es decir, el progreso ha dejado en la cuneta a muchas personas que no han sabido amoldarse a la velocidad a la que el progreso avanza. Esto se deja entrever en un momento de la novela donde dice: «El barrio continúa progre- sando, como si el progreso fuese una máquina de apartar nieve, avanza a velocidad constante sin importar la nieve que se queda a los lados».

El arranque la historia promete…

-La educación es otro tema que apuntas mediante varios ejemplos en el libro: ¿podemos ser optimistas y pensar que leer, formarnos… nos puede ayudar a sobrevivir? ¿Está tan equivocada la gente que solo piensa en hacer negocio, que también aparece en varias partes del relato –para sobrevivir-, y ganar más y más dinero –por codicia o hábito?

Siempre he pensado que he sido (o soy) muy idealista con el tema de la lectura y la formación, pero cada vez estoy más convencido de que no es idealismo, sino que lo que pienso es así, es decir, leer nos hace ser menos manejables, menos moldeables, al menos, nos permite darnos cuenta, poco o mucho, de lo que están haciendo con nosotros. A veces en los medios o en los discursos de los políticos lanzan alguna frase a modo de titular que parece decir algo y en realidad no están aportando información, pero no nos damos cuenta. Creo que leer nos permite leer entre líneas y darnos cuenta de estos asuntos. Como digo, leer al menos nos sirve para ser conscientes de que nos están engañando.

-La religión en España es un tema candente que aparece y desaparece. Hay otras tendencias que amalgaman a los habitantes de una zona o una barriada. ¿El poder condiciona que nos juntemos, que tengamos reuniones y discutamos sobre posibilidades de mejora o son los condicionantes tan fuertes que al final no sirve para nada? Pienso en el 15M, sus consecuencias y los resultados de hoy.

El capitalismo es el poder de hoy en día y se enfoca en el individuo y no en el grupo. El capitalismo no podría sobrevivir sin las individualidades. Siempre cuento que en el bloque de vecinos donde crecí había una máquina taladradora para todo el bloque. Ahora eso ya no es posible, porque el capitalismo necesita que cada uno tengamos nuestra máquina, si no, el capitalismo no se sostiene.

-Todo lo que cuentas, en mi opinión, está convertido al lenguaje literario: utilizas metáforas, imágenes, descripciones divertidísimas… pero no dejas de comunicar en ningún momento. ¿Qué referentes tienes para construir tu discurso literario sin apartarte de la comunicación?

Me gusta mucho Ángel Gabilondo, el filósofo. Como político no puedo opinar mucho sobre él, pero como comunicador me parece excelente y para mí es un referente.

-Nos ofreces un compendio de ‘El perfume’ parece: ¿puedes decirnos por qué es tan importante el olfato en las vivencias de los personajes?

Creo que tengo un trauma con el olfato, y eso hace que este sentido sea muy importante para mí, fundamental, por eso introduje ese trauma en el narrador de la novela. Aparte, el olfato me hace rememorar situaciones que no consigo con otros sentidos. El olfato es un sentido muy intenso, para lo bueno y para lo malo.

-Esa deshumanización que en algunos momentos muestras, mediante el olvido, los cambios de los lugares y las metamorfosis personales… ¿crees que ha concluido o está en proceso? Pensaba en Boris Vian cuando animaba objetos y el punto de vista cambia de la persona al objeto: ¿el supuesto progreso nos permite la contradicción de conceder más importancia a las cosas que a las personas?

Pues de momento creo que vamos a más, así que no creo que haya concluido. Cuándo concluirá, espero que pronto.

Contraportada

-Añade si quieres algo más, Agustín, como si tienes futuros proyectos tanto de La navaja suiza, tu editorial o si hay algo ya rondando en tu mente como autor.

Como autor ando metido en un segundo proyecto, que tenía más o menos centrado, pero ahora se me ha metido un narrador en medio que va a cambiar un poco el texto. Esto es algo que me gusta mucho, para mí es lo bonito de escribir, cuando el propio texto vuelque tus ideas.

Sobre La Navaja Suiza, en septiembre publicamos la primera novela de William H. Gass, La suerte de Omensetter. Nunca he dicho de nuestros textos que sean obras maestras, más que nada porque tengo mucho respeto a utilizar este apelativo sobre cualquier texto, se utiliza demasiado a la ligera; pero en el caso de La suerte de Omensetter, tengo que decir que es una auténtica obra maestra.

En octubre vamos a publicar a una autora novel de nacionalidad ecuatoriana, Natalia G. Freire. Su novela tiene por título Nuestra piel muerta. Es una obra breve, pero tiene embrujo y unas imágenes vívidas que te dejan poso. En cuanto la leímos los tres tuvimos claro que queríamos publicarla.

-Gracias por tu tiempo, Agustín, y muchísimo ánimo con lo que te propongas.

Entrevista a Agustín Márquez: sobre su novela ‘La última vez que fue ayer’, en Candaya.

Juan Soto Ivars, Crímenes del futuro

IMG_20180521_201120

 

Juan Soto IvarsCrímenes del futuro, Barcelona, Candaya, 2018.

 

Con el paso de los años, las democracias languidecían víctimas de la corrupción de la casta política.

¿Se puede ser injusto al nacer? ¿Podemos pretender arreglar el mundo desde nuestra posición sin contar con el azar, la sociedad y el orden establecido? ¿Sirve de algo siquiera la idea de organizar el caos que por definición encontramos cuando somos conscientes de dónde estamos?

Preguntas que sugiere el libro de Soto Ivars. Más que afirmaciones, interrogantes también sobre la propia función de la novela: ese género que es ficción pero no tanto, el género de géneros que sirva a la crítica social actualizada; conocemos el constante uso de personajes femeninos o esas extremadas voces de alrededor -una en concreto- que nos interpela a lectores, personajes y a sí mismo, parece: el autor se opone a su propia función, cuestionándose lo dicho y el espacio de lo nombrado, sabiendo desde dónde escribe siempre pero replanteando dicho lugar con alteraciones como los flashbacks, la memoria de los personajes femeninos y la utilización de ciertos tópicos que fragmentan el yo masculino e impregnan el yo femenino; como si quien dijera fuera el extraño o la extraña y no a quién se dirige ese mensaje.

Ya digo que son impresiones tras la lectura y la revisión del libro: notas hacia una mejor comprensión de una novela, formada por tres libros donde el papel de la mujer -de las mujeres: opiniones, historias, recuerdos y fragmentariamente felices momentos-, es indiscutible.

¿Quién cuenta la historia? ¿Quién la continúa? Y ¿quién la cierra?

Pensar que alguna de estas tres preguntas es fácil, quizá nos lleve a equívocos. Pero la última, si nos atreviéramos a responder a alguna, sería la más digna de todas -la respuesta, no la pregunta, que es como otra cualquiera-: esta novela la cierra el posterior trabajo de recreación de lector; las construcciones en las pistas que da Soto Ivars pero no completas que ha de realizar la lectora. Hemos de acompañar el cierre de esta función con aplausos, por el arte, y con suspiros mentales, por el trabajo que nos toca hacer tras la lectura; nadie dijo que el trabajo lector fuera fácil, para eso creo que ya está la tele, y en concreto ciertos aspectos de ella, ciertos programas que podemos matizar cuando queramos no pensar, desconectar y olvidarnos hasta de nuestro cuerpo, nuestra mente y perder la empatía totalmente: ahí están las páginas y vídeos, sin entrar en la deep web, que nos reventarán expectativas y sensibilidades medias.

De todas maneras, el libro contiene bellezas como el cante y su expresión ya que la literatura y la música se dan la mano: el libro está lleno de coplas y canciones, de citas musicales que reverberan más allá de la lectura primera, como si el autor nos quisiera guiar de otro modo, algo más dulce que sus premonitorias visiones sobre cómo se nos va a quedar el patio que ya estamos viviendo, o tenemos sensación de vivir algunos días: corrupción en todos los ámbitos y moralistas que hacen de la corrupción un traje a medida para vestir en cualquier ocasión y llamarnos estúpidos.

Lo que quiero señalar es que la violencia está por todas partes. Controlarla es imposible.

Facciones, política, revoluciones y guerra.

Olvido, feminismo y posesivos.

Tarea difícil catalogar este libro pero así ha de ser con lo que se sale y permanece al margen de lo esperado: nos mueve y saca de la zona de comodidad y a veces, nos indignamos con quien narra y las más, con lo narrado: la pasividad, el esfuerzo por denigrar la memoria de quien se empeña en que no haya movimiento: la vida misma pero hecha literatura.

Arden los templos de tal manera que el amor se diluye entre odios de caverna y sensaciones de aproximación a la muerte de toda estirpe que al cariño le tuviera pasión y deseo: qué crítica del poderoso, de los medios de comunicación; que descreimiento de todo, Soto Ivars, personajes del narrador, lecturas poliédricas que el libro ofrece.

Juan Soto Ivars parece hablarnos al oído, recomendándonos prudencia y espectáculo: veremos que los milagros se producen para ser terriblemente olvidados. Como la justicia o el amor. Como la infancia y el sosiego.

Lean este libro: lean, lean malditas criaturas acomodadas estos Crímenes del futuro.

IMG_20180521_202701

Juan Soto Ivars, Crímenes del futuro