El Concierto barroco de Alejo Carpentier

Alejo Carpentier, Concierto barroco, 1974

Impresionado y fascinado. Así queda un lector tras la lectura de este hombre, poderoso narrador donde los haya, y cuentista magnífico. Tomo la cubierta de Un libro al día, un interesante blog, donde comentan la relación con otros escritores de Carpentier, y la relación con el protagonita de esta novela respecto al escritor.

Recordé lo maravillosa que me pareció la manera de contar Viaje a la semilla, ese cuento narrado en otro tiempo, hacia atrás, como si el presente no pudiera llegar, o mejor, como si ya hubiera llegado y lo tuviéramos que alcanzar con el movimiento inverso: desde el futuro. Ya digo, un maestro de la narrativa porque en esta historia, sin revelar la solución que coarte al lector, Carpentier es capaz en unas cien páginas, de desarrollar mecanismos técnicos que incitarán al que lee a disfrutar aún más de lo narrado.

Esta novela, breve e intensa, es un ejemplo perfecto de la distribución de elementos narrativos que Carpentier realiza a la perfección: se nota que disfruta organizando, rellenando los huecos, compartiendo los pensamientos del personaje a través de los diálogos que mantine con los otros elegidos… Quedan párrafos bellísimos en la memoria, queda el sonido, queda la música de la palabra.

Porque si el libro es un homenaje al lenguaje universal, íntimo y compartido, como es la música, qué mejor que homenajear algo hermoso, mediante el lenguaje, preciosista, de la literatura.

Así Scarlatti, Vivaldi, Haendel son tres de los protagonistas de la historia que nos cuenta un narrador mediante un viajero y su sirviente negro que es quien actualiza la historia que estamos disfrutando.

Creo que la escena del Ospedalle della Pietá, de madrugada, Venecia en Carnaval, los músicos hasta arriba de vivir y beber, despertando al coro de mujeres que les da pie para seguir maravillando al cielo, con la voz y la música, con la palabra cantada y la escrita de Carpentier… es insuperable, jugando con los egos de los músicos, provocando humor puro.

Así que lean este librito, si tienen un rato, porque disfrutarán de un lenguaje hermoso, de una entretenida historia, y se les escapará un par de risas si están atentos a los guiños irónicos que Carpentier siembra entre las críticas comparativas sobre América y Europa.

De rtve.es

El Concierto barroco de Alejo Carpentier