Alejandro Rossi y la ruptura de los géneros

Exquisito libro de ensayos.
Exquisito libro de ensayos.

Rossi, Alejandro, Manual del distraído, Círculo de lectores, 1997 (1978), prólogo de Octavio Paz.

El buen gusto y la exquisitez selectiva -literariamente hablando- de Fernando Soriano, me ha producido uno de los arrebatos salvajes de felicidad últimos. Este librito -que no sé si es de cuentos, de ensayos o meditaciones antropológicas o filosóficas, de crítica literaria…- me ha fascinado: Rossi consigue atraparnos en una tupida red de claroscuros y múltiples enumeraciones, referencias literarias y cotidianas, midiendo, pesando, equilibrando las palabras, los párrafos, los pequeños artículos.

Rossi escribe de todo para todos: sobre Borges, Machado y nuestras manías; sobre sus supersticiones personales, pintores y recuerdos medio inventados, arrullados por las luces de la memoria; sobre los malos lectores y los buenos profesores; cita historias con personajes reales o no, qué importa, que le enseñaron a leer y vivir, a escribir de manera que la naturalidad del discurso pueda llegar a personas de todo calibre. Tiene artículos que merecen ser expuestos por la claridad y concisión, en cualquier antología del ensayo.

La defensa del lector, del estilo y de la ruptura del género. Más que romper los diferentes géneros, Rossi nos recomienda que disfrutemos de la lectura y no nos empecinemos en realizar con sus textos compartimentos estancos.

Creo que escritores de esta talla, ayudan al lector a formarse, despiertan la curiosidad, producen ganas indecibles en el fuero interno de creer que la literatura es palabra en formación constante, provocación, elegancia, mutación de materia prima mejorada con experiencias acariciadas por un estilo literario difícil de explicar.

Impresionante.

Anuncios
Alejandro Rossi y la ruptura de los géneros