Rubén Martín, Nihiloma

Rubén Martín, Nihiloma, Ediciones Liliputienses, 2020

(Notas inacabadas sobre)

…sorpresas, desvaríos, valentía

Hay a quien, en esto de escribir poesía, le sale bien lo de ser absolutamente moderno: la despreocupación por las rachas del momento, los miramientos de la crítica, el aplauso de la mayoría.

…no sé quién soy

Rubén Martín es un poeta -entre otras cosas- que apuesta sin concesiones por lo que cree que es el discurso poético: la información mostrada se cuestiona a sí misma, se desmorona, se destruye mutándose a sí misma. Esto es lo más interesante de su escritura. Después, podremos estar de acuerdo en el interés, las estructuras y las herramientas que se utilizan para lograr el fin, que imagino que no es otro que comunicar a quien se acerque al libro que a veces, lo que el poeta quiere decir es tan inefable, abarca tanto su voz, que no queda más remedio que dar opciones, alternancias, metamorfosis en l alengua que, lógicamente, afectan a la estructura de los textos, creciendo ese interés en afán de lo que una página puede ofrecernos. Y esas herramientas, la destrucción del orden, el caos generado por la irrupción de secuencias de arte, cine, literatura, informática, lenguajes ajenos al texto, el blanco y el negro de la hoja… un pequeño mundo creado aparentemente de la nada, pero que llama la atención si conocemos algo la poética de este escritor.

…las prisiones, los asedios

El terror forma parte de nuestra vida: no es un libro este sobre el terror, sino que está hecho de terror. Del terror a no saber nombrar la realidad otra que nos invade cuando utilizamos el pensamiento. Cuando observamos el mundo. Cuando el otro nos acecha. De ahí, la expresión confiscada por algo que no importa demasiado, las imperfecciones del gentío oscuro, la desazón de enfrentarnos a nosotros mismos. Veo la otredad más fácilmente al leer a Rubén Martín. Contemplo, con malestar, con cierta inquietud, lo que nos espera. No sabría nombrarlo por cómo lo expresa el poeta, no sabría apenas esbozar unas formas: es la consecución de mirar hacia dentro, el viaje cumplido, el vacío personal.

…quizá los desastres

Quizá los desastres sean lo único que mantiene unida una boca a otra boca: tanto los personales como los colectivos, desastres y el fin del mundo, de una época, de un lenguaje. Quizá el mayor desastre en NIhiloma sea el no dicho, como todo lo que está en la buena literatura, lo que genera el texto en las páginas donde se incrustan esas polillas-mariposas, metamorfoseadas en versos que dicen más de lo que se lee.

…lo maculado

La mancha, la marca, el sucio negror sobre lo inmarcesible. Las letras empiezan a tomar apariencia de otras, comienzan a sentir el peso del uso, de ahí otras letras, de ahí el lenguaje marcado, desecho, ensuciado, alterado. Palabras de palabras en palabras: sin sentido del sinsentido. Todo el infierno que generamos en forma de información. ¿Puede el poeta seleccionar? Puede traducir el sinsentido, quizá: quizá el terror al desastre sea la mudez de quienes trabajan el lenguaje más expresivo, quienes manipulan hasta manchar el sentido que los antiguos preferían darle a la poesía.

…máscaras y elipsis

No sabemos demasiado de nosotros mismos, de nosotras mismas. No sabemos demasiado de nada: esa es la impresión que se posa tras la lectura de este libro. No aminora la sensación de dejadez tras la relectura. El poeta nos ofrece acompañarlo y contemplar la máscara que dice que es nadie quien habla: es un viaje hacia la nada lo que nos propone de manera que las elipsis forman unos abismos que funcionan a la perfección en esa poética expresiva que ofrece el escritor en el libro, en l ahoja, con un lenguaje vendido, inasible e inservible.

identidades

Quién es quien escribe. Quién es yo. De la valentía al sucedáneo del dolor de no ser. Persona. Pessoa. Máscaras. Inconclusos proyectos de personas, malformaciones, lenguajes disueltos en rostros que no llegarán a ser.

Para qué sirve interpretar si no se lee. Para qué escribir si no se lee. Para que nada si no se lee.

…elementos para la destrucción (/construcción de nuevas interpretaciones (no) válidas sobre la (re) interpretación de Nihiloma)

Lobos, polillas, laberintos – MacBeth, Guy Debord, YouTube – Miedo, poesía, lectura.

Traducción, lengua (s), bug – Penélope, tejer: acorralar.

3:58 a.m. Estamos lejos de discernir las consecuencias…

Rubén Martín, Nihiloma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s