Oda Jaune

 Me dice mi amigo Luis, tras largas conversaciones sobre varios temas o quizás antes de ellas -el tiempo…- que me va a encantar la obra de Oda Jaune.

 Al comprender la magnificencia de la creación humana, lo que viene siendo un previo de lo que llegaremos -si llegamos- a ser creadores, entendemos muchas cosas de un corazón que late, de un híbrido mutante de animal moribundo que sajamos -a lo americano, yo jamás me vi en tal tesitura- y des-entrañamos como si las/los arúspices o -quiénes eran- nigromantas garciamarquesas, (es/es).

 Jaune concibe el mundo como a algunos les gustaría que fuera, no lo dudo. Las parejas debieran ser uno. Los animales, contemplar esos amores intransferibles y puros.

 Jaune tiene el poder de evocación muy desarrollado: prevé y lo que va a venir se funde con el presente: casi nada en estos tiempos de rapidez absoluta y falta de pensamiento crítico.

 Es un juego el sexo, la soledad una canción equívoca: “solo estás, ante tu espejo/ nada más que contar, solo un recuerdo…”, y de ahí la máscara, lo oculto y el qué dirán (de fondo unos amores cantados por Boris Vian).

Not alone

Constantes mutaciones de la realidad, que son la realidad misma. Similares pero diferentes, matices en conjunciones de carne, huesos y cabelleras; ríos, piedras, monos que matizan el espacio que la vista busca, sin encontrar descanso.

 Untitled: recuerdo perfectamente -de otras pinturas, de la pintura, de la mancha, del color y punto, o punto rojo sobre negro- la teoría de algunos escritores sobre los untitled. El gozo de recordar a Bacon es profundo, gozo por la carne y sus transformaciones sin el daño de la violencia contenida, sin la hipocresía que la opinión -pública, cuál si no- ejerce sobre la libertad.

Blue moon

  La perfección de contrastes. Lo sobrevenido por fuerza. El rigor de la vida, previo siempre al mortis.

 De Untitled -para que completemos, pienso: somos los últimos en dar la palabra, así que esforcémonos- a My personal pet, un poner, una idea (con el permiso de Jaune, por supuesto, que si no le puso otro título por lo que sea ese “por lo que sea”, sería lo importante y no mi opinión o propuestas):

 Así pues, sí, me gusta, me provoca pensar este tipo de pintura, y por ello, se lo ha ganado: dedicado a Luis Castellón, este enredado ajuste de cuentas con mi subconsciente, sin miramientos. Por lo que fue. Por lo que vendrá. Y por lo demás.

 Gracias por descubrirme a Jaune: todo un mundo. Toda una memoria ya.

De http://www.berliner-zeitung.de
Anuncios
Oda Jaune

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s