INSOMNIO IV

…y seguía hablando de la demostración lógica sobre la confusión del lenguaje, y me daba una taza de té vacía y sobre la levedad del ser hablaba y no dejaba de mascullar “niño, niño…”. Yo no dejaba de sorprenderme de mi silencio pero arrobaba como un gángster de orejas gachas que alzaba cuando hacía lo propio mi mirada: gángster con pistolas, chaleco y piel albísima, nariz de mostacho rubio, ojillos vivaces, charla inextinguible.

El árbol nos desilusionaba del sol, que lloraba por los rincones: “nunca llegará a rozarnos -decía- pues la luz jamás alcanza al obnubilado por la verdad, y la verdad, niño, es que somos productos de un sistema imaginario que no dominamos nosotros: pero el creador… o creadora… ummm, quizá una hermosa y negrísima criatura funcionando en soledad, acompañada única y exclusivamente por su piel de sensitivas maneras… ummm…”- y quedaba meditabundo.

…pistolas sin empuñadura, cañones oscuros que aromatizan de negro tabaco y de verde cabellera el rostro… humo, humareda, incendio en alguna parte del bosque…

El té no aparecía y la niebla personal era exquisita. Volvía a monologar y el sol esperanzado rozó una pata de este animal parlanchín: él gritó: ¡Marzo, Marzo…!

Yo deserté. Del sueño. Sin más.

olderoticart.tumblr.com/post/95810248803

Anuncios
INSOMNIO IV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s