Expedientes X en la literatura española actual (III)

A Jesús Montiel, Juan José Castro y Fernando Soriano.

A uno por no conocerlo personalmente

y a los otros por lo contrario. Con mi admiración por sus esfuerzos.

Lana Wachowski Picture
Lana (antes Larry) Wachowski de imdb

Ni que decir tiene que el contubernio asociado de lenguaraces y vivarachos -que no de calidad- hacedores del verso, recala de vez en cuando por aquí: esquinas, tabernas, zapatitos manchados de uno mismo.

Y luego llegan cartas, referencias, contumaces devoradores de sombras que se quedan en nada, descubriendo que uno, fue, ya que no rosa, al menos mortal.

Ánimo, escritores sin futuro: os roban el pasado que es lo único que os pueden quitar. No lloréis, ni os quejéis en demasía. Siempre habrá algún amigo al que defender, al que reír las gracias por si alguna migaja queda suelta y tú, gorrión puro del que el gato gris de la mediocridad se ríe y espera darle el zarpazo, engordes el ego. Poco más vas a engordar. Poco más.

Desde un empacho de isla, veo que la música, el arte, la literatura… funcionan igual. El periodismo, la psiquiatría, la publicidad.

Bienvenidos a Matrix, decíamos hace algún tiempo. Los Wachowski no erraban. Ni que decir de Fellini o Pasolini.

Y si lo han hecho en política, en cultura es obvio: menos dinero -pasta al fin y al cabo- y escándalos de envidia -una razón absolutamente literaria, claro, esgrimida por defenestrados -y no se ven- catedráticos de Universidad.

Hay periodistas que te escucharán y harán algo, también es verdad; algún pope a lo mejor se fija en ti, algún loco manda recursos donde nadie se espera y sal un libro, claro.

Pero si esperas que el espejo de la calidad se equipare con tu esfuerzo, agradecimiento o educación, estás equivocado.

Hoy, los experientes, se juntan con los diferientes. Los cachazas con los abstemios. Los creyentes con los ateos.

Ya digo, como la derecha y la izquierda, que no se tragan pero oye, lo bien que nos llevamos para repartir lo que los demás no se van a llevar.

Y ante todo, el miedo que nos impide dar nombres. En democracia, por miedo al qué dirán, a “por si las moscas”, a, en fin, que nos sigan silenciando…

…me contaba Daniel el otro día.

Lo patético. Que algunos, ni plim.

De guias-viajar.com
Anuncios
Expedientes X en la literatura española actual (III)

3 comentarios en “Expedientes X en la literatura española actual (III)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s