Animación a la lectura: humildad

Leer es uno de los placeres más hermosos de los que disponemos.

Ir a una biblioteca, escoger entre cientos de libros, sentarse, tumbarse, abrir el volumen, acariciar con la mirada las páginas y empezar a vivir otros puntos de vista, aventuras, historias, vidas y muertes.

La humildad ante los libros es fundamental: reconocer nuestra incapacidad ante algunos libros porque todavía no ha llegado el momento es un recurso del que somos dueños. La lectura -nuestra historia como lectores- está plagada de subidas, bajadas, altos en el camino y desesperaciones, sí: pero también de descubrimientos, de ánimos víricos que transmiten a nuestras entrañas una curiosidad no saciada, y enseña al intelecto a lucirse consigo mismo: como un viaje, la música clásica, una escultura, un cuadro, la contemplación de un edificio de proporciones perfectas…

También podemos echar mano de los amigos lectores: nunca fallan; alguna lectura de última o primerísima hora, puede ser aconsejada por los que saben más que nosotros. Cuidado con el préstamo de libros: no es una opción recomendada, a no ser que el que nos pida el libro goce de total confianza por nuestra parte… y aun así, no es seguro que nos devuelva el libro, del que previamente -como un avaro calvo de mediana edad, apunta el pequeño préstamo realizado a ese amigo que realmente necesita lo solicitado- habremos garrapateado en un papelito el título y puesto en cualquier lado, que posteriormente no encontraremos pero rondará por la memoria, ya en nuestra biblioteca, como un aroma funesto de libro absolutamente perdido… creo que cualquiera ha sentido ese olor en algún momento de su vida lectora.

No hay que dejarse llevar por la emoción de copiar -aunque quién no ha plagiado a sus autores favoritos- lo que leemos. La escritura viene después. Me refiero a la buena escritura, como decía Capote: la excelsa ya es algo digno de muy buenos lectores, y a lo que pocos llegan.

A mí me animó mucho a seguir leyendo (leyéndolo también) Boris Vian. Y Milan Kundera. Y Paul Auster. No descubro nada si digo que Calvino, Borges, Monterroso o Cortázar -más o menos complejos, más o menos llevaderos-, pueden llevarnos a otros, y que aparezcan los cuentos de García Márquez o los de Fresán, o Sábato, o Bolaño o Bonilla o Vila-Matas. Y Cervantes. Y Galdós. Y Valle-Inclán. Y tantos otros, claro.

Estos nos llevarán a los que necesitemos. Aparecen los americanos y los europeos. Aparece la poesía de Góngora y Garcilaso, algo de Herrera, Villamediana… pero antes, Vallejo, Lorca, Hernández, Cernuda, Aleixandre, el primer Benedetti, el primer Brines, Leopoldo María Panero, hasta dos mil y pico, Juan Luis Panero y Javier Egea.

Descubriste El pequeño vampiro (Sommer-Bodenburg), El pequeño Nicolás (Sempé y Goscinny), Alicia y Peter Pan. Descubres a Poe y Harry Clarke. Y a Rackham y Beardsley. Bram Stoker aparece de la nada junto con Stevenson y Mary Shelley. Aparecen Tolkien, Lovecraft y Lumley. Te asusta Quiroga, Onetti es un mundo y Ayala, un futuro prometedor.

Tus amigos escriben, y claro, te los lees con pasión, amor y una falta de crítica equiparable al amor que sentimos por la otra persona que nos mantiene vivos.

Lo mejor de todo es la epifanía de la ignorancia: te falta mucho por leer. Y ahí, precisamente en ese momento, descubres que todo lo disfrutado hasta el momento, es casi nada, comparado con lo que te espera en la estantería, en la biblioteca, en la conversación con tu amigo o en el cartel del último premio desconocido de literatura que viene a un acto de tu ciudad casi secreto al que no asiste casi nadie a contemplar a un escritor o escritora que te atrapa.

Tanto por leer y tan poco tiempo.

El gato negro, original de Juan Francisco Martínez Camacho
El gato negro, original de Juan Francisco Martínez Camacho

Anuncios
Animación a la lectura: humildad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s