Ácido I

…de los carmesíes entrevistos, líquidos por las aguas ahora en la orilla: diría dios de neón si pudiera hablar. Así, el pensamiento de un deseo a ras de suelo, y la sonrisa macabra de los zancos de mi compañero -o era enemigo, la memoria no se presentó- dilucida el problema: agua desconocida, narcisos en los dientes, frescas caricias de perros callejeros en medio de las calles abarrotadas, celebrando nuestra decadencia en medio de máscaras sin Ribeyro.

Incorporarse es un mundo alternativo y una decisión de dimensiones antropomórficas, desnudos tras cortinas empapadas de machismo racial, somos lo que fuimos siempre: animales al borde de la extinción, preñados los ojos de marineros recién extasiados con nuestras espaldas.

No huelo la sangre en mis labios: reconozco el dolor del ritual, las finas melodías del aceptado acompañamiento de lo que habría sido el miedo.

Y esa noche, alejada ya en la cercana desmemoria -presente en todo momento- difumina los brazos mutantes del cariño. Me recogen por pena, supongo: por pena literaria, oleaginosa, caprina.

Mis líquidos carmesíes preñan el ambiente, y el vals no cesa.

Archivo:El Aquelarre.jpg
Aquelarre, Goya.

Anuncios
Ácido I

Un comentario en “Ácido I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s